1
sep

Alimentos contra la acidez

Publicado por Hilda el 1 de septiembre de 2015 a las 07:21 pm

Alimentos contra la acidezLa acidez se manifiesta como un ardor en el pecho que nos sube a la garganta, procedente en general del esófago. Puede suceder que se padezca de reflujo gastroesofágico, donde la comida vuelve desde el estómago al esófago por problemas en el anillo muscular que conforma el esfínter esofágico, lo que puede suceder entre otras causas por beber alcohol, fumar, tomar ciertas medicinas (broncodilatadores, anticolinérgicos, aspirinas, dopaminas o antidepresivos tricíclicos) padecer obesidad, hernia de hiato o estar embarazada.

Si bien en caso de acidez frecuente conviene consultar al médico, pues las causas pueden ser varias, entre ellas la presencia de bacterias, y puede ser confundida la acidez con una úlcera, hay ciertos alimentos y bebidas que nos perjudican y que deben evitarse: el alcohol, las gaseosas, el café, el mate, el azúcar, los cítricos, la menta, el chocolate, los lácteos, las salsas, los tomates, todo tipo de alimentos grasos, mayonesa, ketchup y carbohidratos procesados.

Conviene ingerir los bocados con pausas, no acostarse enseguida después de comer y hacerlo con la cabeza un poco levantada. Reducir el estrés, realizar ejercicios físicos, descansar adecuadamente, tomar mucha agua y abandonar el cigarrillo.

Si se consumen productos lácteos, deben ser descremados, y debe evitarse el consumo de las frutas crudas y las verduras fritas. Puede comerse manzana y bananas pisadas, manzanas horneadas, avena; y condimentar las ensaladas (evitar tomates y cebolla) con aceite de oliva. Las legumbres deben estar muy cocidas. Entre las verduras, son muy recomendable, los espárragos, el hinojo y los brócoli. El té es un gran aliado mientras no se lo tome muy azucarado (de boldo, manzanilla o cedrón). Otros productos que mejoran la acidez son el aloe vera, el perejil y el jengibre.

28
ago

¿Qué es la caseína?

Publicado por Hilda el 28 de agosto de 2015 a las 05:09 pm

Qué es la caseínaSi consideramos su etimología, caseína, al derivar del latín “caseus” significa “queso”. La caseína es una proteína áspera, espesa, insoluble, que no precipita ante la acción del calor, sino de una enzima del estómago que se denomina rennina. La caseína está formada por aminoácidos heterogéneos, presentes en los lácteos en un 80 % (el resto es suero) que se encentra en su fase soluble vinculada al calcio. La leche humana es la que menos caseína posee.

La caseína sirve en la industria como adhesivo, función que también cumple en los productos panificados y en los derivados lácteos. Entre otros usos podemos mencionar la clarificación de vinos (ya que suelen presentarse turbios después de la fermentación) y para preparar concentrados de proteínas usados en dietas especiales, como el caso de los deportistas, para quienes se la suele vender en forma de polvo para diluir con el objetivo de ganar masa muscular. Aporta mucho calcio y favorece la pérdida de grasa. La caseína es de digestión lenta e impide el catabolismo muscular.

La leche de vaca, que como dijimos tiene casi el triple de caseína que la leche humana, provoca muchas veces, en el organismo de nuestra especie, intolerancia y reacciones indeseables, pues no estamos preparados para digerir tanta caseína, que al descomponerse produce un moco espeso que se adhiere a nuestras mucosas, lo que puede resultar indigesto para algunas personas, especialmente para niños menores de 4 años, con alergia o intolerancia, que hace que se activen sus mecanismos de defensa. Los síntomas que provoca son especialmente respiratorios, cutáneos y digestivos. Hay también personas que tienen intolerancia a la lactosa, que es el azúcar de la leche, y que afecta mayormente el aparato digestivo de los adultos.

25
ago

Alimentos inflamatorios

Publicado por Hilda el 25 de agosto de 2015 a las 10:36 am

Alimentos inflamatoriosEl organismo se inflama como respuesta de protección cuando se siente atacado, pero eso nos trae consecuencias negativas, y puede enfermarnos.

Otra razón para dejar de consumir carnes, además de las otras tantas que ya enumeramos en “razones para ser vegetarianos” especialmente las rojas, es que están en la cima de los alimentos que inflaman el organismo, por su alto contenido de grasas saturadas, por lo cual los vegetarianos estamos más protegidos en ese sentido. La leche también provoca inflamación. Sin embargo, algunos productos que no son animales también pueden inflamarnos, como respuesta de nuestro cuerpo a ciertos componentes, que nos ponen en riesgo de sufrir algunas enfermedades graves relacionadas con nuestro corazón, nuestra tensión arterial o nuestros niveles de azúcar en sangre. Puede predisponerse a padecer Alzheimer, Parkinson, artritis, depresión y cáncer.

Entre los alimentos que consumimos los vegetarianos y que pueden considerarse inflamatorios, encontramos el gluten, el azúcar, los edulcorantes artificiales, las frituras y los aceites hidrogenados. Al ingerir demasiados carbohidratos el páncreas segrega mucha insulina para poder proceder a su eliminación, pero a su vez nos intoxica.

El consumo de bebidas con alcohol favorece a la inflamación al aumentar los niveles de estrógeno. Otras bebidas nocivas son las gaseosas y los jugos muy azucarados. Se debe también evitar fumar.

Entre las verduras, las que se consideran más inflamatorias son las patatas y los tomates, por lo cual se considera consumirlos en forma moderada. Entre las grasas, las inflamatorias son las Omega 6 (aceite de girasol o maíz). Entre los cereales, el arroz contribuye a inflamar. No quiere decir que debamos suprimir estos alimentos de la dieta, ya que son muy necesarios sino evitar excedernos.

Por el contrario, consumir chía. cúrcuma, romero. orégano, ajo, jengibre, curry, grasas Omega 3 (presente en nueces, algas, linaza y aceite de oliva) frutas frescas (manzanas, peras, cerezas, frambuesas, frutillas) contribuye a reducir la inflamación orgánica.

A la dieta adecuada, para evitar inflamarnos debemos sumar un buen descanso, algo de sol que nos aporte vitamina D y actividad física diaria y moderada.

21
ago

¿Cómo se reemplaza la carne?

Publicado por Hilda el 21 de agosto de 2015 a las 07:56 pm

Reemplazar la carneUna creencia muy extendida e incluso sostenida por muchos profesionales médicos es que la carne es irreemplazable. La experiencia y estudios científicos serios en base a ella, permiten confirmar que la carne no solo es fácil de sustituir, sino que además es bueno hacerlo para el beneficio de nuestra salud y el respeto por los animales, nuestros compañeros de vida y con quienes compartimos la especie animal, ya que no somos ni más ni menos que animales dotados de mayor poder de raciocinio, lo que usamos muchas veces para dañar y destruir.

Las proteínas que contiene la carne son las que se consideran irreemplazables. Si bien es cierto que necesitamos las proteínas, ellas están en muchos otros alimentos, y sabiéndolos combinar podemos incorporar todos los aminoácidos esenciales que se requieren para un funcionamiento orgánico óptimo. No solo la carne es el producto animal que contiene proteínas, también están en los huevos y la leche y sus derivados. No obstante, los veganos tampoco quedan afuera de poder consumir proteínas, ya que están en numerosas legumbres, semillas y frutos. Los vegetarianos y las proteínas se llevan muy bien.

Cómo reemplazar la carnePara dar una estimación de la cantidad de proteínas diarias necesarias, podemos decir que una persona de 60 kg necesita por día incorporar 24 gramos de proteínas.

Uno de los productos vegetales que contienen muchas proteínas son las legumbres. Dentro de este rubro podemos citar por ejemplo a los porotos de soja, frijoles (negros, blancos o colorados) guisantes y lentejas. Es muy bueno combinarlos con cereales para obtener todos los aminoácidos requeridos, si consumimos diariamente una cuarta taza de ellos. Una hamburguesa de soja o media taza de tofu, puede proporcionar 10 gramos de proteínas.

Un alimento que nos brinda muchas proteínas son los champignones. En 100 gramos encontramos 4,25 gramos de proteínas.

Las semillas como las de calabaza, lino o girasol, y frutos secos como nueces y almendras son una enorme fuente proteica. Un puñado de ellas consumidas en forma diaria nos asegura proteínas de alta calidad.

Con respecto al hierro lo contienen muchos productos vegetales. La crítica al tema de la absorción por el organismo se soluciona si se los consume con alguna fuente de vitamina C.

18
ago

Vegetarianos y sal

Publicado por Hilda el 18 de agosto de 2015 a las 07:09 pm

Vegetarianos y salLa sal tiene propiedades (ver propiedades de la sal) y es necesaria para el organismo, pero en pequeñas cantidades. La sal está presente en los alimentos en forma natural, sin necesidad de agregados, ya que un exceso de sal es altamente nocivo, y trae muchas consecuencias dañinas, especialmente para la presión arterial y retiene líquidos, perjudicando a los riñones. Sin embargo, por costumbre, le agregamos sal a las comidas con el objetivo de realzar su sabor, sin tomar conciencia que también elevamos los riesgos de enfermarnos.

Los vegetarianos contamos con una ventaja con respecto a otras personas que consumen carne y pocas verduras y frutas, a las que les gusta adicionar sal a sus comidas: las verduras contienen bastantes cantidades de potasio (ver dieta baja en sodio) que ayudan en el equilibrio sodio-potasio; pero hay que tener cuidado puesto que algunos alimentos de origen vegetal, especialmente los procesados, pueden contener mucha cantidad de sal. Los lactovegetarianos pueden consumir mucha sal al incorporar quesos a su dieta.

Es por ello que consumir una dieta vegetariana no asegura que sea saludable con respecto a su contenido de sodio si se consumen muchas aceitunas o snacks (como por ejemplo papas fritas saladas envasadas). Otros alimentos para vegetarianos que se venden ya elaborados como milanesas, salchichas o hamburguesas de soja, verduras rebozadas, tofu, galletitas,conservas, etcétera, pueden contener más sal de la apropiada, por lo que se recomienda leer la composición química de cada alimento que se adquiera lo que debe figurar en los envases. Se debe recordar que el máximo diario de sal no debe superar una cucharadita.

Usar sales vegetales es una buena alternativa para condimentar nuestras comidas 8como de cebolla, de perejil o de ajo) que aportan sodio pero en cantidad considerablemente menor.

Gestionado con WordPress

Privacidad