Buscador

19
dic

¿El hombre es el rey de la creación?

Publicado por Hilda el 19 de diciembre de 2014 a las 12:38 pm

El hombre es rey de la creaciónEl que dice que el hombre es el rey de la creación es el hombre; lógico, si un animal pudiera hablar en nuestro idioma y comunicarse con nosotros, seguramente no lo sentiría así, sobre todo si termina siendo un alimento, un abrigo o simplemente un objeto donde descarga el humano, su odio y su crueldad.

No podemos negar que de todo lo creado, el hombre es el único que es capaz de modificar sus impulsos, de cuestionar lo natural y transformarlo; y eso lo hace diferente, pero ¿superior? a veces se comporta de modo tan soberbio e irreflexivo que en lugar de usar su razón para embellecer su alma y enaltecer su entorno, lo aniquila; y entonces parece un rey, sí, pero un rey despótico y malvado al que habría que hacer abdicar.

La propia Biblia le asigna ese rol al hombre, de amo y señor, pero aún si somos creyentes, debemos ver que en realidad solo Dios le asignó ese rol para cumplir un fin que no es el propio, sino uno superior, o sea que es un rey sin reino, pues el dueño sería el Creador y el hombre su simple administrador que luego será juzgado por su gestión si aspira arribar al reino de los cielos.

Seamos religiosos o no, querramos asignarnos un título de poder o no, lo cierto es que para ser rey se debe tener un reino, al que hay que conquistar, y cuidar si se lo quiere retener; pues nadie puede ser rey de un reino vacío. Si les gusta sentirse reyes, los humanos somos muchos y más que una monarquía sería un enorme gobierno colegiado, donde por suerte muchos de nosotros no sentimos que el mundo nos pertenezca sino más bien, que se nos dio un instrumento de poder, que es la razón, para cuidar nuestro hábitat y no para destruirlo.

16
dic

Comer sin pensar

Publicado por Hilda el 16 de diciembre de 2014 a las 12:17 pm

Comer sin pensarPensar es una capacidad humana que nos permite actuar en pos de nuestro beneficio físico, psiquico y moral. Los animales tienen ciertos instintos que los hace “conocer” qué plantas les resultan curativas y cuáles dañinas, aunque a veces se intoxican con ciertos alimentos. El ser humano, gracias a su razón y a los avances de la ciencia puede diferenciar los alimentos sanos de aquellas comidas que lo dañan; y debería poner un límite a su ansiedad por comer sin tener hambre, salvo por supuesto, que se encuentre en una situación límite o sin recursos para elegir. Sin embargo la realidad nos muestra otra cosa: el ser humano consume lo que le hace mal o más de lo que su cuerpo necesita en forma conciente del daño que se provoca. La alimentación debe ser una actitud premeditada y absolutamente conciente si queremos gozar plenamente de nuestras vidas, y eso lo debemos aprender desde niños para que se forme el hábito. Si ya somos adultos podremos hacerlo, aunque desarraigar una costumbre (la de comer mal) es más dificultoso.

Otra cosa que me responden muchos que comen carne, escuchando mis argumentos para ser vegetariana es que no se ponen a pensar de donde proviene el alimento que se están llevando a la boca: un trozo de carne es solo eso, y no el producto de una acción humana que terminó con la vida de otros ser vivo. Esto, a mi criterio, es evadir el poroblema, es no hacerse cargo de la responsabilidad que tenemos hacia nosotros mismos como seres racionales y hacia los demás. Si alguien elige concientemente comer carne por las razones que quiera sustentar, es válido (nadie es dueño de la verdad) pero elegir qué comer, cómo vivir, a quien ayudar, qué ideas tener, etcétera, es lo que nos hace ser seres libres únicos y éticos.

No resignemos ese privilegio que la naturaleza nos dio, el don de pensar, y cada vez que hagamos cualquier acción entre ellas comer, pensemos qué estamos comiendo, si eso nos beneficia o nos perjudica; y si tenemos el derecho de apropiarnos de la vida de otros para satisfacer supuestas necesidades que pueden estar cumplidas más sanamente por otros medios.

12
dic

Enseñar a comer

Publicado por Hilda el 12 de diciembre de 2014 a las 09:54 am

Enseñar a comerLa educación alimentaria es sumamente importante, pues muchas personas creen que se están alimentando o que están dando nutrientes a su familia, cuando solo ingieren o les dan a sus propios hijos calorías vacías o grasas saturadas, que les calmarán el hambre pero no les proporcionarán los requerimientos diarios de proteínas, vitaminas, calcio, fósforo, etcétera que el organismo necesita para realizar sus funciones en forma adecuada.

Todos deberíamos saber que un niño mal alimentado rendirá menos a nivel intelectual y físico, que crecerá débil y seguramente enfermará, y es por ello, que es absolutamente necesario, para quienes tienen algún rol social educar en ese sentido.

Es muy frecuente observar a personar pidiendo dinero para comer junto a un niño al que le han comprado una gaseosa o snacks, o a los chicos en los recreos escolares comprando golosinas de manera descontrolada, o comiendo emparedados repletos de grasas dañinas, en el mismo lugar que debería educarlos.

Desde la escuela (debería haber alguna materia específica desde los primeros grados) desde la televisión y el resto de los medios masivos de comunicación, con afiches, con leyendas que adviertan en el envase de esos productos que perjudican a la salud, con charlas en centros comunitarios y comedores barriales se debería enseñar a comer saludablemente de acuerdo a la edad y a las necesidades y particularidades de dietas específicas (para celíacos, para diabéticos, etcétera) para preservar la salud individual y el bienestar de la sociedad en su conjunto. Muchas veces las personas eligen no comer sano, y esa es su decisión y su responsabilidad, pero cuando lo hacen por ignorancia es realmente muy triste y fácilmente prevenible.

9
dic

¿Los vegetarianos comen pescado?

Publicado por Hilda el 9 de diciembre de 2014 a las 09:34 am

Los vegetarianos no comen pescadoLa respuesta es no, ya que ni siquiera es un derivado de animales como pueden ser los huevos o la leche, sino que es directamente carne animal, un cadáver de un pez convertido en alimento por la acción humana.

Obviamente que existen personas que son “vegetarianas” solamente por razones de salud, y en ese caso si ingieren pescado, se trata de la carne menos mala para el organismo humano, aunque es desaconsejada en caso de gota, y por las toxinas que contiene.

Estas personas que eligen incluir pescado dentro de su dieta vegetariana, reciben el nombre de pescetarianos. Tal vez les parezcan que no sufren pues al sacarlos del agua no gimen; sin embargo expresan su dolor al retorcerse, lo que resulta más que evidente.

La maestra de yoga (que abandonó su primitiva vocación de actriz) Indra Devi, nacida en Letonia, que vivió casi 103 años entre mayo de 1899 y abril de 2002, se hizo vegetariana en 1926, pero siguió consumiendo pescado, hasta que desde su plato de comida, un pescado depositado allí para que ella lo comiera, parecía mirarla acusador, y dejó de consumir pescado.

Considero que el vegetarianismo no es una religión, no es un dogma; es un clamor de la conciencia que nos dice que no matemos; la intención que tenemos no es convencerlos de nada, sino hacerlos reflexionar sobre nuestras acciones en la vida, no imponerles nuestro modo de pensar. Los vegetarianos que aceptamos gustosamente hacer menos daño a nuestros compañeros en la ruta de la vida, sentimos que no debemos matar al menos intencionalmente a otros seres, vivos, entre ellos los peces. Creo que muchos de los que sostienen los beneficios saludables de la carne y critican a los vegetarianos se aferran a ello porque les cuesta mucho dejar una costumbre tan arraigada y de la que disfrutan (sin pensar de donde proviene). Sin embargo nuestra responsabilidad como humanos pensantes es razonar nuestros actos, y matar para comer es uno de ellos. ¿Los animales lo hacen? Sí, pero también hacen otras cosas que nosotros desechamos como humanos en vistas a nuestra supuesta superioridad moral, que nos obliga a reprimir muchas veces nuestros propios impulsos.

4
dic

Cocinar con los niños

Publicado por Hilda el 4 de diciembre de 2014 a las 08:50 am

Cocinar con los niñosCompartir momentos saludables con los niños es muy importante para su buen desarrollo; y cocinar con ellos, no solo les incentivará el gusto por preparar comidas caseras, sino que se sentirán partícipes de la comida familiar o del agasajo que se prepare.

La colaboración que brinden dependerá de la edad, la habilidad y la maduración de cada niño. Es probable que un pequeño en edad de jardín de infantes, solo pueda revolver alguna mezcla o alcanzarnos los ingredientes; pero a medida que crezca pueden sumarse otras actividades, que pueden desarrollar su sentido de cooperación y aún sus conocimientos, ya que nos podrá ir leyendo la receta, aprenderá de medidas, y podremos ir explicándole las propiedades de cada alimento para que aprenda a comer sano y en forma equilibrada. Es también un estimulante para la imaginación y la creatividad, pues ellos pueden sugerir nuevos ingredientes, el reemplazo de otros o darles a los platos una presentación novedosa y atractiva.

La cocina puede llegar a ser un lugar muy peligroso, y debemos por ello estar muy atentos a los niños especialmente en las áreas donde se encienda fuego, aunque esto también es una oportunidad para enseñarles a tomar precauciones y cuidados. Cuando ya sean púberes podemos dejarlos encender la cocina bajo nuestra supervisión y asesoramiento, para que vayan adquiriendo paulatinamente responsabilidades que luego harán en forma autónoma.

Gestionado con WordPress

PrivacidadContactoPublicidad