GuisantesSu origen podemos hallarlo en China y llegó a Europa desde el Oriente Medio. Su nombre científico es “Pisum Sativum L.” aunque las conozacamos, como arvejas, guisantes o chicharrones.

De sabor muy agradable, suave, y fácil de cocinar, el consumo de esta leguminosa es idispensable para los vegetarianos, ya que contiene gran cantidad de proteínas.

Lo que se consume es el contenido de la vaina, que son semillas verdes, redondas, aunque pueden encontrarse en otros tonos como amarllo, pero menos frecuentemente.

Su altísimo contenido de provitamina A o betacaroteno, las hace muy importantes para el cuidado de la vista previniendo enfermedades, tales como cataratas; y de la piel, siendo estimulantes del bronceado, evitando quemaduras. Fortalen los huesos y activan la circulación sanguínea.

También poseen vitamina B1, y sobre todo fibras, lo que las hace muy eficaces en caso de constipación, y para prevenir el cáncer de colon; pero a no descuidarse, su consumo excesivo puede originar flatulencia.

Aportan hidratos de carbono y escasas grasas que proporciona una dosis óptima de energía, pero no engordan. Combaten el colesterol malo y por aportar hierro son útiles para vencer los cuadros anémicos. También nos proporciona fósforo, tan útil para a memoria y concentración.

Pueden ingerirse crudas previo remojo de una noche, cocidas, en latas (secas o frescas) congeladas o deshidratadas, y admiten numerosas formas de elaboración combinadas en varios platilos, como arroz o ensaladas rusas, aunque también son ricas solas, condimentadas con una pizca de sal, o solamente con un poquito de aceite vegetal.