Se trata de niños con problemas de aprendizaje y tan activos que llegan a niveles de destrucción, con respecto a sí mismos y a los demás.niños hiperactivos

Estos niños pueden reaccionar frente a sustancias químicas contenidas en los alimentos. Por supuesto, los niños vegetarianos consumen menos “comida chatarra”, pero también pueden estar expuestos cuando su comida no es tan natural como debiera.

Los dulces, las bebidas y las galletitas, que contienen un colorante amarillo llamado tartrazina, son altamente perturbadores.

Las bebidas gaseosas contienen, para hacerlas espumosas, ácido fosfórico, que producen hiperactividad.

Los cereales son muy buenos, pero siempre que no contengan colorantes y aromatizantes artificiales.

Deben suprimirse las tortas y todo en general, que contenga harina común. Debe reemplazarse por harina integral.

Los helados deberán elaborarse en casa, sin colorantes ni aromatizantes artificiales.

Los yogures deben ser naturales. Si le gustan con frutas, puede agregarse frutas frescas. Los quesos deben ser sin colorantes.

Utilizar aceite o manteca sin colorante ni aditivos. Suprimir las margarinas. Si consumen mostaza o mayonesa, deberán ser de elaboración casera.

En la Universidad estatal de California, el criminólogo norteamericano, Steven Schoenthaler, realizó una investigación que probó la relación entre los aditivos presentes en las comidas procesadas y la hiperactividad extrema, que podía llegar hasta la delincuencia.

Es recomendado también para tratar su sintomatología el aceite de onagra