papas“El año de la papa” así declaró ONU al año 2008, calificándola de “tesoro enterrado” reivindicando sus cualidades nutricionales, desprestigiadas a lo largo de mucho tiempo. Fue siempre considerado un alimento barato, abundante en calorías, y por lo tanto prohibido en las dietas para adelgazar, y con pocas vitaminas. Un 80 % del contenido de la papa es agua. Sin embargo hoy representanta una esperanza para mitigar el hambre en el mundo.

Sin embargo muchas afirmaciones en contra de la papa, son falsas. Aporta vitamina C. Si las cocinamos con cáscara, 2 papas brindan la dosis necesaria diaria de esta vitamina, además de brindar vitaminas A, B (B2, B6, B11) H y K.

Cabe destacar que las propiedades nutritivas de la papa, están en la cáscara y sus zonas cercanas, por lo que es conveniente lavarlas bien, y cocinarlas con la cáscara que se desprenderá fácilmente luego de la cocción. Si las consume con cáscara, son aún más nutritivas y preventivas del cáncer.

Proporcionan también: almidón, y fibras, dos elementos aliados para la digestión y para evitar problemas de colesterol, sin menospreciar su contenido en proteínas, potasio, magnesio, zinc, fósforo, hierro y antioxidantes (fitoquímicos) que retrasan el envejecimiento celular. Su contenido de sodio es escaso.

Engordan, pero no demasiado. Su aporte calporico es de 70 calorías cada 100 grs. conteniendo hidratos de carbono, fuente de energía, y no sustancias grasas. Producen aumento de peso, si se las consume fritas, con mayonesa, o salsas, pero no si se las come en forme de puré, sopas, o bombas de papas al horno, por ejemplo.

Es muy utilizada en los enfermos hepáticos y renales, por ser diurética, a causa de su alto contenido de agua, también en pacientes con hipertensión arterial (por supuesto si no se les agrega sal).

Las papas con aspecto verdoso, viejas, que ya contengan brotes, deben ser desechadas, por su alta toxicidad.